Pan de muerto, una tradición prehispánica

No hay comentarios

El INAH afirma que el origen del pan de muerto es colonial, aunque inspirado en prácticas rituales prehispánicas

En la Revista Terraza nos dimos a la tarea de platicar con un panadero de la Ciudad de México, que por tradición y herencia ha dedicado su vida a la elaboración de este icónico alimento de los mexicanos.

Cesar Márquez, joven de 38 años de edad, nos abrió las puertas de su panadería, donde nos pudimos meter hasta el horno para presenciar la elaboración del pan de muerto, de inicio a fin.

En la panadería de Cesar, al norte de la Ciudad de México, se elaboran al rededor de 300 panes de muerto al día en el mes de octubre, temporada en la que se acostumbra consumir este pan. Para producir la cifra mencionada, Cesar se tiene que levantar a las 5:00 de la mañana, para comenzar el proceso de elaboración, el cual sobrepasa las dos horas de duración, para que las personas puedan encontrar el pan listo a partir de las 7:00 horas del día.

Diez kilos de harina, dos litros de huevo, dos litros de agua, tres barras de mantequillas y tres kilos de azúcar, pero la esencia es la mantequilla, es lo que lleva el pan de muerto. Tiene que estar unos 15 minutos horneándose, ahorita se hacen unas 300 piezas nada más, al día, explicó César.

  • Origen del pan de muerto

El origen del pan de muerto se remonta a la época de la conquista, cuando los españoles observaron algunos rituales en los que se sacrificaba a una doncella y su corazón era sumergido en olla con amaranto para después ser mordido. Situación que los españoles lo consideraron bastante violento y se dieron a la tarea de buscar una manera de sustituir el ritual.

De esta forma, crearon el pan de muerto que sus inicios fue hecho con harina de trigo en forma de corazón y cubierto con azúcar roja, para representar el corazón de la doncella y poder ser mordido de forma un poco menos sádica.

  • Significado del pan de muerto

Su forma circular hace referencia al ciclo de la vida y de la muerte, la ‘bolita’ del centro simboliza el cráneo humano y las tiras en cruz representan los huesos con los que estamos formados, haciendo referencia a los puntos cardinales y también a las lágrimas de los difuntos.

En algunas regiones se le agrega esencia de azahar al producto para simbolizar el recuerdo de los difuntos. De acuerdo con algunos lugares del país, también es preparado con ajonjolí o simplemente azúcar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s