El destino volvió a cruzar los caminos de Fernanda Rosales con el teatro

No hay comentarios

Como si ya estuviera escrito que así tenía que ser, casi por azares del destino, Fernanda Rosales volvió a los escenarios sin tenerlo planeado

Desde una edad temprana, Fernanda Rosales estuvo inmersa en el teatro, en horas y horas de ensayo que jamás significaron un pesar para ella, sino un gusto y una pasión.

Desde chiquita siempre veía actividades de teatro o comedia y siempre me apuntaba, fueron horas y horas de ensayo todas las semanas y nunca me pesó. Empece desde primaria, lo deje en secundaria nunca me despegué del arte y siempre seguía conectada al arte de alguna forma, como con clases de canto.

‘Fer’ participó en varias obras musicales como ‘Vaselina’ o ‘Mamma Mía’, dándole voz a distintos personajes, sin embargo, las críticas la desanimaron un tiempo de seguir haciendo este arte.

En prepa lo reanude porque la escuela comenzó a hacer musicales, audicioné primero para ‘Vaselina’ y quedé como la voz de Rizzo, en ese lugar manejaban un sistema de que los cantantes no actuaban, era únicamente la voz y los actores hacían las muecas de las canciones. Sin embargo, al año siguiente se pidió que tuviéramos más protagonismo. Llegó una nueva profesora que enfatizó que sus cantantes no eran discos si no artistas y consiguió que nos dieran un lugar en el escenario, de esta forma presentamos ‘Mamma Mía’, aunque se seguía manejando que solo unos cantaban, ya estábamos en el escenario. Al año siguiente, me desanimé porque causa de diversas críticas negativas, por gente que toma decisiones y que no le apasiona lo que hace, por ejemplo, un profesor me dijo que toda la vida iba a ser corista, que no buscara más allá de ello. Entré a la universidad y me despegué un poco del teatro, sin embargo, me seguía haciendo falta el arte en mi vida.

Entonces, las circunstancias del destino hicieron lo suyo y la volvieron a poner en el camino de la actuación en un día en el que audicionó para una obra de teatro en la universidad, sin tenerlo si quiera planeado y cuando lo hizo casi solamente por matar tiempo libre.

En la universidad sacaron convocatorias para el musical de Chicago, yo no iba a audicionar, sin embargo, como azares del destino, una tarde me encontraba sin tener nada que hacer en la universidad justo cuando estaban las audiciones para la obra, así que asistí ‘para hacer tiempo’ y me terminé quedando.

Posteriormente, pasó a formar parte de la compañía de teatro Obertura, lugar en el que asegura que adquirió mayor experiencia en el baile.

Después de mi año sabático empecé a audicionar para el musical ‘Una vez en esta isla’ y quedé como ensamble de baile con la compañía Obertura, me sorprendí bastante porque en donde creo que estoy mas baja de habilidades es en baile y va muy de la mano con la actuación, solo había tenido montaje coreográfico com bases de danza, sin embargo, quedé como ensamble de baile y le tuve que meter ‘punch’ al baile, mejoré mucho y fue una experiencia super divertida. Para esta obra montamos un escenario de 360 grados y todo el publico estaba al rededor, fue una experiencia impresionante, en aquella ocasión también me encargué del diseño de los vestidos de los participantes. Francisco Davila, el director de la compañía, tenia una idea muy distinta y una mentalidad de que nosotros y nuestro trabajo era profesional, lo que me hizo crecer muchísimo. Situación con la que pasamos de hacer las cosas ‘como caiga’, a trabajar con calidad.

De igual forma, destaca que el significado de unión de la obra de teatro ‘In the Heights’, terminó por influenciar y marcar la buena relación de su equipo de trabajo, transmitiéndose el mensaje de la obra más allá de los escenarios en lo que describe como una experiencia única.

Posteriormente, hicimos ‘In the Heights’ y la verdad no conocía el material, pero me terminé enamorando de la obra, iba emocionada porque es los que me apasiona, pero no estaba muy familiarizada con lo que iba a hacer. Quedé con el papel de Carla fue divino porque la historia trata de una comunidad latina en Estados Unidos, demostrando esa unión que nos caracteriza y esa misma vibra contagió a todo el equipo de trabajo.

Fernanda Rosales no ocultó su deseo de vivir del teatro, así como de continuar su preparación académica y artística con la búsqueda de una beca para estudiar comedia musical en Europa.

Actualmente trabajo como asesora de marca en ‘Cirkular’, pero mi sueño y meta de vida es vivir del teatro, actualmente, estoy en la búsqueda de una beca a España para irme a estudiar comedia musical.  La pandemia me afectó bastante porque estábamos haciendo un montaje de adaptación de una obra y ya estábamos a nada de estrenarla, la estrenábamos en mayo y por causa de la pandemia se suspendieron los ensayos, se suspendió todo, toda la compañía está en pausa hasta enero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s