Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central: origen y recuperación de una obra emblemática

El Museo Mural Diego Rivera abrió sus puertas al público el 19 de febrero de 1988 con el objetivo de dar resguardo a uno de los murales más emblemáticos de Diego Rivera, Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central (1947), que incluye diversos protagonistas de la historia nacional. El mural se puede visitar en línea en la página web del Museo Mural Diego Rivera

No hay comentarios

El mural se puede apreciar en línea; para el recorrido virtual en 360º visita la página web del Museo Mural Diego Rivera

El Museo Mural Diego Rivera abrió sus puertas al público el 19 de febrero de 1988 con el objetivo de dar resguardo a uno de los murales más emblemáticos de Diego Rivera, Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central (1947), que incluye diversos protagonistas de la historia nacional.

Carlos Obregón Santacilia, arquitecto encargado del diseño y construcción del Hotel del Prado, propuso a Diego Rivera, desde el inicio del proyecto, la realización de un mural para el salón-comedor Versalles, lugar donde permaneció hasta 1960, año en que fue trasladado al vestíbulo del hotel, para lo cual se construyó una estructura metálica que le sirve como soporte hasta el día de hoy.

En palabras del propio Rivera, “la composición [del mural] son recuerdos de mi vida, de mi niñez y de mi juventud y cubre de 1895 a 1910. Los personajes del paseo sueñan todos, unos durmiendo en los bancos y otros, andando y conversando”.

Entre julio y septiembre de 1947, el muralista guanajuatense creó, apoyado por la joven pintora Rina Lazo, su Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, síntesis de la historia de México que va desde el siglo XVI hasta la primera mitad del siglo XX. En esta obra el muralista se representó de niño, en un paseo en la Alameda Central, acompañado de personajes históricos.

Esta excepcional obra incluye diversos protagonistas de la historia nacional, entre ellos el virrey Luis de Velasco, el emperador Agustín de Iturbide, Antonio López de Santa Anna, el escritor y libertador cubano José Martí y otros personajes que, además de jugar un papel importante, Rivera admiraba. Al centro de la composición destaca un grupo de personalidades, entre las que se identifica al propio pintor autorretratado como niño junto a La Catrina, Frida Kahlo y el grabador José Guadalupe Posada.

En septiembre de 1985, dos terremotos sacudieron a la Ciudad de México, ocasionando daños irreparables al Hotel del Prado. El 14 de diciembre de 1986, gracias al trabajo conjunto de un grupo interdisciplinario de especialistas del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, la Universidad Nacional Autónoma de México y el entonces Departamento del Distrito Federal, se logró el traslado del fresco de 4.17 m x 15.67 m y 35 toneladas de peso.

Después de 12 horas de minuciosas labores, fue colocado en el predio que ocupó el estacionamiento del Hotel Regis. La obra se protegió y sobre ésta se realizó la construcción del recinto, que lo resguarda hasta la fecha. El espacio fue diseñado por el arquitecto José Luis Benlliure Galán, quien en ese momento era el subdirector de proyectos en la Dirección de Arquitectura del INBAL. De esta manera, el mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central se convirtió en parte de una extraordinaria historia de rescate patrimonial y en el origen de uno de los museos más jóvenes de la Red de Museos del INBAL, inaugurado el 19 de febrero de 1988.

Fuente: Secretaría de Cultura

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s