La terraza en CDMX con vista majestuosa de Bellas Artes y la Sierra de Guadalupe: Finca Don Porfirio

Sylvia, Britney y Cormac decidieron pasar unas breves vacaciones en la capital mexicana para huir de los rigores otoñales de Carolina del Norte, donde viven. La tarde del martes 23 de noviembre disfrutan la vista del norte de Ciudad de México en el café Finca Don Porfirio sede Bellas Artes (Avenida Juárez No. 14, Piso 8) que se encuentra en el Sears que está al pie de la Torre Latinoamericana en el Centro Histórico de Ciudad de México

No hay comentarios

En el octavo piso de Avenida Juárez y la calle de López se encuentran las delicias del café Finca Don Porfirio, que surte de bebidas calientes y refrescantes en un mirador que permite apreciar la majestuosidad del norte de la capital mexicana

Texto y fotos: Arturo Mendoza Mociño


Sylvia, Britney y Cormac decidieron pasar unas breves vacaciones en la capital mexicana para huir de los rigores otoñales de Carolina del Norte, donde viven. La tarde del martes 23 de noviembre disfrutan la vista del norte de Ciudad de México en el café Finca Don Porfirio sede Bellas Artes (Avenida Juárez No. 14, Piso 8) que se encuentra en el Sears que está al pie de la Torre Latinoamericana en el Centro Histórico de Ciudad de México.


Disfrutan de una tarde soleada, con pocas nubes y una claridad de anaranjados cielos que permite apreciar la poblada sierra del Tepeyac que está coronada al centro por las antenas de televisión repetidoras del Cerro del Chiquihuite y que se adentra, al oriente, hacia Coatepec y Ecatepec.


De entrada, a los veinteañeros estadunidenses les sorprende todo el español que escuchan en la barra principal de 30 metros de largo que permite apreciar en todo su esplendor el níveo Palacio de Bellas Artes donde se ofrecerá un concierto operístico en la Sala Manuel M. Ponce mientras que trabajadores del gobierno capitalino, con monos verdes fosforescentes, colocan las vallas azules que protegerán varios monumentos históricos en la Alameda y calles aledañas en la próxima marcha contra la violencia hacia las mujeres.


Los carolinos norteños escuchan a las 17:30:33 horas que se proyectan en el reloj digital de la Torre Latinoamericana que Yoshi ya llegó sano y salvo a la casa de su tía en Ciudad Satélite, que Leila y Miguel planean ir a Chachalacas, en Veracruz, para asolearse de veracruzana manera, y que Manuel y Jaime pasean a su amigo sinaloense por una ciudad que lo apabulla en todo: los rascacielos, los ríos de gente, las ofertas de ropa en tiendas y más tiendas donde no sabe qué comprar de tantas ofertas que hay. Este trío de veinteañeros sobresale en la terraza porque llevan sus cabelleras en diferentes tonos. Uno corona su cabeza con un rosa llameante, otro en azul cobalto y el más joven de ellos, tras quitarse un sombrero de ala ancha, luce las mechas doradas que se refractan en su azabache cabellera.


El bullicio dominante en la Finca Don Porfirio es juvenil. Las selfies son otra constante. La alegría, también. Todos los jóvenes reunidos aquí disfrutan una vista poco usual, una parte de la megalópolis con una nitidez singular.


Al poniente, esta tarde de martes, se yerguen la Torre de Pemex y la Torre del Caballito, luego, donde está Buenavista, se aprecian los multifamiliares de Nonoalco, la torre triangular de Banobras y la mole del Fovissste. Al centro de sus ojos, atrás de Bellas Artes, se aprecian los cerros poblados de la Sierra de Guadalupe, desde el Chiquihuete, Piedra Grande, Xalostoc, hasta desvanecerse en las llanuras de Ecatepec.

La antigua torre de Relaciones Exteriores, las torres de multifamiliares de Tlatelolco, con sus murales verticales, también se ven con claridad, en el costado oriente cuyo arco panorámico se cierra las terrazas del Banco de México que se encuentran extrañamente vacías, con sus sombrillas plegadas, pues este martes 25 de noviembre se dio a conocer que Arturo Herrera dejó de estar al frente de esta institución y pocos días después se nombrará como su sucesora en la persona de Victoria Rodríguez Ceja.


Sandra, Leila, Giovanni, Arturo, Mildred, Ricardo, Samuel, Angélica, también están aquí repartidos en la barra escénica o en las mesas detrás de ésta. Beben frappés, dulces capucchinos, aromáticos tés, café americano. Degustan bocadillos diversos. Se enamoran. Hacen planes. Disfrutan la apertura del semáforo verde en el corazón de la ciudad. La Navidad ya los envuelve con su cauda de regalos y ofertas. Por un momento, bajo un cielo azul y atardecer dorado, creen, confían, que todo es posible.

La popularidad de varias tomas realizadas desde esta terraza en Instagram ha traído a un sinfín de turistas hasta aquí. Los hay estadunidenses, japoneses y franceses esta tarde de martes.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s